7 de octubre. Jornada Mundial por el Trabajo Decente.



#NOMASMUERTESENELTRABAJO

El 7 de octubre se celebra el 11º aniversario de la Jornada Mundial por el Trabajo Decente. CCOO y UGT de Madrid, junto a cientos de sindicatos y millones de trabajadores y trabajadoras de todo el mundo, volvemos a reivindicar, durante esta jornada de movilización, que el trabajo decente sea una realidad.

El trabajo decente resume las aspiraciones de las personas en su vida laboral. Implica tener la oportunidad de acceder a un empleo digno, con un salario justo, protección social para las familias y que permita tener mejores perspectivas de desarrollo personal e integración social, así como libertad para organizarse y participar en las decisiones que afectan a sus vidas, igualdad de oportunidades y de trato para todas las mujeres y hombres, pero también seguridad en el lugar de trabajo y unas condiciones que protejan la salud y la vida de la población trabajadora.

Es precisamente en este último aspecto en el que UGT y CCOO de Madrid nos queremos centrar este año, en el derecho a la salud y la vida en el trabajo, y denunciar como la precariedad instalada en nuestro mercado laboral, además de ser una fuente de injusticia y desigualdad, está pasando una factura cruenta en términos de pérdida de salud y de muerte.

Son tiempos de entornos empresariales hostiles, peligrosos, precarios e indecentes que colocan a la población trabajadora en una posición vulnerable que es necesario cambiar. La alta temporalidad, la corta duración de los contratos, la alta rotación, la subcontratación sin control, la intensificación de los ritmos y las cargas de trabajo junto con el debilitamiento de la negociación colectiva y las conductas irresponsables y en muchos casos delictivas de muchos empresarios configuran un escenario que evidencia un retroceso importante en la gestión de la prevención y en las condiciones de trabajo que nos trasladan a situaciones superadas y ponen en grave peligro la salud de la población trabajadora.

Los que vivimos son tiempos donde nos despertamos con noticias de muertes de compañeros y compañeras. En el último año han perdido la vida en el trabajo en la Comunidad de Madrid 55 personas, lo que implica que cada cinco días muere una persona por el trabajo. Trabajadoras y trabajadores que salieron de sus casas, acudieron al trabajo y nunca volvieron a sus hogares.

Urge actuar y hacerlo de forma firme y contundente. Porque hay que cambiar las reglas, un cambio que permita recuperar derechos y entre ellos el derecho a la salud en el trabajo:

• Es el momento de luchar colectivamente por el cumplimiento de la Ley de Prevención de riesgos Laborales, de señalar y denunciar a las empresas que no la cumplen.

• Es el momento de recuperar la centralidad de la negociación colectiva en las relaciones laborales.

• Es el momento de exigir a los poderes públicos un compromiso de garantizar dicho cumplimiento, extremando el control y actuando con mayor contundencia, potenciando el papel de la Inspección de Trabajo y de la Fiscalía de Siniestralidad para perseguir los delitos contra la salud y la vida.

• Es el momento de derogar la reforma laboral y restituir los derechos arrebatados a trabajadores y trabajadoras y volver a la senda del empleo de calidad.

Sólo así, luchando, reivindicando, denunciando y también negociando conseguiremos que el trabajo sea decente y contribuiremos a conseguir una sociedad más justa, equitativa e inclusiva, basada en el respeto de los derechos de la clase trabajadora, la igualdad entre hombres y mujeres y la protección de la salud de todas y todos.

Defendamos un trabajo decente, porque no es posible tener una sociedad decente si el trabajo no es digno, y el trabajo no puede ser digno si nos lleva a la muerte.

Para ver el manifiesto: Descargar PDF