Los accidentes de trabajo se reducen en Madrid, pero siguen aumentando en la construcción



Los siniestros mortales se han duplicado en el último año en este sector.

Durante los meses de enero a agosto se produjeron en la Comunidad de Madrid 61.272 accidentes de trabajo, de los cuales 279 fueron graves y 42 mortales. Respecto del mismo periodo de 2018, estos datos suponen una disminución más o menos generalizada en todos los tipos de accidentes, excepto en el sector de la construcción.

Los accidentes mortales pasaron de 50 a 42, y los graves de 288 a 279, lo que supone una disminución del 16 % y del 3,13% respectivamente.

A estos datos, habría que sumar dos accidentes mortales ocurridos en nuestra Comunidad en el mes de agosto, que no aparecen reflejados en los datos provisionales facilitados por el Instituto Regional de Seguridad y Salud en el Trabajo. Uno de ellos el 2 de agosto en Arganda del Rey, cuando un trabajador de 56 años falleció tras caer de la cubierta de una nave, y otro el día 27 de agosto, cuando un trabajador murió al ser aplastado por una plancha de hormigón de 5.500 kilos en una obra en Villanueva de la Cañada, en ambos casos CCOO interpuso denuncia ante la Inspección de Trabajo para esclarecer los hechos.

El sector de la construcción tiene, por el contrario, un comportamiento muy negativo que, en términos de muertes por accidentes de trabajo, se puede calificar de “alarmante”. Así, los accidentes en construcción aumentan en todos los grados pero es especialmente preocupante el aumento de la mortalidad, que ha significado pasar de 4 fallecimientos en 2018 a 9 en este año.

CCOO de Madrid denuncia que la degradación de la prevención en las obras asociada a la precariedad en el empleo son las responsables del aumento de la siniestralidad en la construcción. Se está creando “empleo de mala calidad”, con condiciones de trabajo cada vez más precarias que hacen que el trabajo sea más inseguro, destacando la exigencia de ritmos de trabajo excesivos y la primacía de los plazos de entrega sobre la seguridad, pero también la irresponsabilidad empresarial en la aplicación de las normas y los abusos de la patronal en este sector, unido a la cadena de subcontratas que impiden una verdadera coordinación de actividades empresariales en materia preventiva.

Para la secretaria de Salud Laboral de CCOO de Madrid, Carmen Mancheño, la recuperación del sector de la construcción no puede producirse a golpes de tragedia, siendo urgente que, además de la derogación de la reforma laboral, se destinen los recursos necesarios para realizar un mayor seguimiento y control a las obras, velando por un eficaz cumplimiento de la prevención de riesgos laborales por parte de los promotores, las empresas contratistas, subcontratistas y autónomos, y exige a los empresarios que cumplan con la ley y no pongan en riesgo la salud y la vida de los trabajadores y trabajadoras, y a la Inspección de Trabajo y a la Fiscalía, que persigan las prácticas irregulares y actúen con la máxima contundencia, asegurando una investigación exhaustiva de los delitos contra la salud y la vida de trabajadores y trabajadoras.