CCOO denuncia el ignorado aumento de la siniestralidad laboral en la Comunidad de Madrid



En lo que va de año han muerto 54 personas, 19 más que en 2017. Los datos facilitados por el Instituto Regional de Seguridad y Salud en el Trabajo muestran cómo la siniestralidad laboral continúa aumentando en la Comunidad de Madrid.

"Los tipos de accidentes laborales siempre llevan el mismo recorrido: contrata de la subcontrata, trabajadores jóvenes, inmigrantes en muchos casos, donde podrían no cumplirse las medidas de prevención, donde hay mucha precariedad y seguramente mucha presión a los trabajadores", cuenta secretario general de CCOO de Madrid, Jaime Cedrún.

"Que se cumpla la Ley, que se ejecute y que se cambie la normativa laboral, no pueden estar los trabajadores y las trabajadoras a los pies de los caballos por una Reforma Laboral que da todo el poder a los empresarios, para que estos puedan incumplir la Ley de Salud Laboral, para que no inviertan en prevención", afirma Cedrún.

El mes de agosto se ha saldado con un incremento de un 13,44% de los accidentes totales y un 15,25% de los accidentes en jornada laboral, pero más preocupante aún son los datos referidos a los meses de enero a agosto, en los que se observa cómo se está consolidando a lo largo de todo el año esta tendencia al alza.

Así, en los meses de enero a agosto se han producido un total de 62.359 accidentes de trabajo que suponen un incremento del 6,59%, y que aparece en todos los sectores. Especialmente preocupante es el aumento de los accidentes mortales que han pasado de 35 a 51, es decir un incremento del 45,71% y que se ha da en todos las formas y en todos los sectores, sobre todo en el sector de la industria, pero también en construcción y en servicios.

Pero no solo son datos y números, son vidas frustradas y en el peor de los casos truncadas.

CCOO de Madrid viene alertando desde hace tiempo que detrás de estos accidentes y de estas muertes está la precariedad, la intensificación de los ritmos y las cargas de trabajo, la desregulación de las relaciones laborales que ha generado la reforma laboral y que ya se ha convertido en estructural en nuestro mercado de trabajo, pero también las conductas irresponsables de algunos empresarios.

El modelo de empleo y la siniestralidad van de la mano, la alta temporalidad y la alta rotación no dejan cabida a la formación y la prevención de riesgos laborales.

La secretaria de Salud Laboral de CCOO de Madrid, Carmen Mancheño, considera que “en un momento de crecimiento económico, como el actual, no es tolerable que la salud y la vida de las y los trabajadores se ponga en peligro, y por ello, reclama a los empresarios que corrijan sus prácticas, cumplan las leyes y asuman su responsabilidad y su deber de protección, respetando la salud y la vida de los trabajadores y trabajadoras, porque no es tolerable que los beneficios empresariales descansen en la perdida de la salud y de la vida de la población trabajadora”.

Es necesario que las administraciones sean más exigentes en el control y para ello es imprescindible que se refuercen: hay que fortalecer la Inspección de Trabajo, el Instituto Regional de Seguridad y Salud y la Fiscalía de siniestralidad de Madrid, pero también hay que sacudir a la sociedad para hacerla consciente porque la perdida de la salud y de la vida en el trabajo es uno de los problemas más importantes a los que como sociedad se debe dar respuesta, porque todas son muertes evitables y hay que situarlas en el lugar que les corresponde, como ya se ha sido capaz de hacer en otros asuntos importantes, porque son muertes terriblemente injustas y que el sindicato no está dispuesto a asumir.

CCOO considera intolerable e inasumible para la sociedad madrileña esta situación, porque no es posible tener una sociedad decente si el trabajo no es digno, y el trabajo no puede ser digno si lleva a la muerte.