La reducción de la siniestralidad debe ser una prioridad en las empresas y en la agenda política



CCOO destaca que 27 personas fallecieron y 183 sufrieron lesiones graves en los primeros cinco meses del año en la Comunidad de Madrid, víctimas de accidentes laborales

Los datos de siniestralidad del mes de mayo registran un total de 8.019 accidentes de trabajo, un 5,91% más que en mayo del año anterior. Este aumento se ha producido tanto en los accidentes en jornada laboral como en los accidentes in-itínere (aumentando un 4,17 % y 14,52% respectivamente), y en todos los sectores de actividad, especialmente en el sector de la construcción, que ha pasado de 815 a 934 accidentes, que supone un incremento de un 14,6%.

Según la gravedad se he producido en este mes un “efecto péndulo”, con un aumento de los accidentes graves (de 32 a 45) y una disminución de los mortales (de 8 a 5), que además se reproduce en todos los sectores de actividad.

Según la forma es destacable al incremento continuado de los accidentes in-itínere, tanto en accidentes totales como en graves y mortales, y el aumento en las formas graves de los accidentes traumáticos (de 17 a 25). Los datos acumulados referidos a los meses enero-mayo muestran un total de 39.125 accidentes totales, de los que 32.105 son en jornada laboral, lo que representa una disminución de un 2,26% y un 1,44% respectivamente.

Durante estos primeros cinco meses del año el sector con un peor comportamiento en los accidentes totales sigue siendo la construcción que acumula un incremento del 15,7%, pero en términos de gravedad es el sector de industria el que presenta un mayor incremento de los accidentes graves y mortales.

Para CCOO de Madrid, estos accidente están en relación directa con dos factores fundamentales, por un lado la precarización de las condiciones de trabajo que lleva a la población trabajadora a tener que soportar cargas de trabajo excesivas, ritmos muchas veces extenuantes, una rotación excesiva y una alta temporalidad que dificultan la practica preventiva, pero también a la desregulación de las relaciones laborales y el deterioro de nuestro sistema preventivo.

Pero además, estos accidentes y estas muertes golpean en mayor medida a las y los trabajadores más vulnerables, de tal manera que tras la reforma laboral, los accidentes en trabajadores/as con contratos temporales se han incrementado un 74,52, mientras que para los indefinidos este incremento se ha situado en un 10,51 por ciento.

La secretaria de Salud Laboral de CCOO de Madrid, Carmen Mancheño, considera que estos datos son suficientemente significativos, 27 personas fallecidas y 183 con lesiones graves en estos primeros meses del año, son cifras que evidencian la necesidad de actuar y de hacerlo de forma firme y contundente, y por ello, reclama a los empresarios que corrijan sus prácticas, cumplan las leyes y asuman su responsabilidad y su deber de protección. En el marco del estado es imprescindible derogar la reforma laboral y restituir los derechos arrebatados a trabajadores y trabajadoras, porque solo así podremos conseguir que las muertes en el trabajo se dejen de considerar como algo inevitable, o lo que es peor como el precio a pagar por trabajar.

Para Mancheño, “evitar los accidentes y las muertes en el trabajo debe ser una prioridad en las políticas públicas, ya que en pleno siglo XXI es inaceptable que las condiciones de trabajo sean las responsables de una gran cantidad de accidentes, enfermedades y de muertes que generan un enorme impacto sobre la vida de los trabajadores y trabajadoras y sus familias”. Por ello, considera obligado poner la salud de los trabajadores y trabajadoras como prioridad en los objetivos de las empresas y en la agenda de los políticos.