CCOO de Madrid alerta del grave riesgo que suponen las altas temperaturas en el trabajo



El sindicato exige a las empresas que elaboren un Plan de Acción específico para este riesgo, incluido dentro de sus planes de prevención.

Como otros años en estas mismas fechas, los comentarios y las noticias no dejan de hacer alusión al sofocante calor y tenemos la sensación de que las temperaturas son cada vez más altas. Provocado por el cambio climático los veranos son cada vez más largos y las temperaturas más altas, lo que se traduce en más olas de calor y con mayor duración, y esto tiene como consecuencia un incremento de los riesgos para la seguridad y la salud de la población trabajadora.

Si bien, desde las Administraciones sanitarias se escuchan recomendaciones sobre cómo actuar ante las altas temperaturas, estableciendo planes de acción para los colectivos más vulnerables; desde los servicios de prevención o desde las autoridades laborales todavía se considera que la exposición al calor es un “peligro natural” situado fuera de la prevención de riesgos laborales, decidiendo solo actuar cuando hay un riesgo extremo por estrés térmico.

Hay muchas personas que trabajan todo el verano o buena parte de él expuesto al sol: forestales, trabajadoras y trabajadores del campo, de la construcción u obras públicas, de hostelería, empleadas y empleados en empresas turísticas o de ocio, jardinería, etc., se exponen por causa de su trabajo a sufrir riesgos por las altas temperaturas; pero esta exposición, también ocurre en lugares de trabajo cerrados, especialmente en espacios industriales con procesos que aplican o generan calor, y cuyas condiciones ambientales empeoran en momentos de altas temperaturas externas. Si el trabajo exige esfuerzo físico el riesgo es mayor pues no hay que olvidar que el trabajo muscular genera más calor, que viene a sumarse a la temperatura exterior.

Por ello, no es aceptable considerar el calor extremo en el trabajo como algo inesperado, sino que debe estar previsto, pero no siempre las empresas están preparadas para evitarlos ni las trabajadoras ni los trabajadores conocen sus derechos.

La empresa tiene la responsabilidad de proteger la salud y la seguridad de las trabajadoras y los trabajadores ante todos los riesgos laborales, incluido el calor, por ello debe elaborar con nuestra participación, un plan de acción específico para este riesgo, como parte de su plan de prevención, preparado para los días en que las condiciones ambientales estén más allá de lo que se considera “normal” en cada zona. En olas de calor deben intensificarse las medidas y conductas preventivas y extenderse a todos los ámbitos laborales que puedan verse afectados.

Se debe formar un grupo de trabajo que identifique los puestos de trabajo con posible exposición al calor, contemplando todas las posibles tareas y situaciones de trabajo. Evaluar el riesgo y planificar medidas técnicas, organizativas y de formación, también para activar los primeros auxilios y la atención sanitaria.

Como en anteriores años, CCOO de Madrid quiere recordar que es fundamental que las trabajadoras y los trabajadores sepan reconocer los primeros síntomas de alerta, pues es imprescindible pedir asistencia médica urgente (avisar al 112) y adoptar medidas inmediatas para bajar la temperatura del cuerpo como colocar a la persona en un lugar fresco y ventilado, enfriar la piel poniendo compresas mojadas en agua fría (sobre todo en cuello, cabeza, axilas e ingles), retirar las prendas no necesarias y beber agua fresca a pequeños sorbos para hidratarse. Estas medidas pueden suponer la diferencia entre la muerte o salvar la vida.

Para la secretaría de Salud Laboral de CCOO de Madrid, Carmen Mancheño “lo que debemos conseguir es que el cuerpo no acumule un exceso de calor, evitando o limitando la entrada de calor del ambiente, la generación de calor interno por la actividad muscular y favoreciendo la pérdida de calor corporal” y, por ello, es fundamental adoptar las medidas preventivas necesarias para conseguirlo, siempre con la participación de la representación de las trabajadoras y los trabajadores.

Para ello, algunos ejemplos de medidas pueden ser:

Trabajar debajo de sombra natural o con medios (toldos, carpas, pérgolas, parasoles, sombrillas, etc.).

Planificar descansos que den respuesta no sólo a la fatiga sino también a una posible sobrecarga térmica. Si es necesario incrementar las pausas y descansos para recuperar la temperatura normal. Disponer de sitios frescos para realizar descansos.

Poner a disposición medios para refrescarse como duchas, que permitan que el periodo de descanso resulte saludable. Suministrar agua y otras bebidas frescas no alcohólicas. Las bebidas estarán cerca y siempre accesibles.

Adoptar soluciones técnicas que reduzcan el esfuerzo físico: Modificar la organización del trabajo, adaptar los horarios de trabajo, planificar las tareas aplazando las que demanden especial esfuerzo físico para las horas de menos calor o para días posteriores. Ante tareas que conlleven el uso obligatorio de Equipos de Protección Individual, se adaptará la planificación del trabajo para reducir el esfuerzo físico o la duración de la tarea.

Informar a las trabajadoras y los trabajadores sobre los riesgos relacionados con el calor, sus efectos y las medidas preventivas y de primeros auxilios que hay que adoptar. Es fundamental el reconocimiento temprano de los síntomas de las enfermedades por calor.

Proteger la cabeza con gorra o sombrero. Distribuir cremas de protección solar.

No trabajar en solitario.

Se recuerda asimismo que en el caso de llegar a estrés térmico, se deben adoptar medidas urgentes para proteger la salud, por lo que en caso necesario hay que considerar la paralización del trabajo y denunciar ante inspección de trabajo, al suponer una exposición a un riesgo grave e inminente.

CCOO pone a disposición de la representación sindical de las empresas así como de todas las trabajadoras y de los trabajadores su equipo técnico en prevención para asesorarles en todo lo que necesiten en el teléfono 91 536 52 12 y en el e-mail: slmadrid@usmr.ccoo.es.